Descripción

En el marco de un Plan de Seguridad Democrática, pusimos en marcha un proceso de reforma policial que contempla la reorganización de la mayor parte de la fuerza y que establece entre sus ejes de trabajo la transformación integral del servicio de seguridad en Santa Fe.

¿De qué se trata?

La Policía de Seguridad se encuentra dividida en cinco regiones coincidentes con las regiones cívicas de la provincia, cuyas jefaturas centrales se encuentran en las ciudades cabeceras de las regiones (Rosario, Santa Fe, Reconquista, Rafaela y Venado Tuerto).

La regionalización de la Policía implica una nueva forma de conducción y ejecución de operaciones de seguridad pública en todo el territorio. El objetivo es generar entornos comunitarios seguros, prestando servicios policiales de prevención, protección y reacción ante la comisión de delitos.

Esta acción, descentralizada y próxima a la ciudadanía, facilita la producción conjunta de condiciones de seguridad con los gobiernos locales, organizaciones de la sociedad civil y la comunidad en general.

¿Cómo lo hicimos?

La estructura tradicional de la fuerza es, de ahora en más, la Policía de Seguridad, y está compuesta por más de 21.000 efectivos, una jefatura provincial y 19 unidades regionales. A partir de la reestructuración se dispone la creación de 5 jefaturas regionales y la conformación de 48 zonas de inspección al interior de las mismas.

Además, se crearon o reformularon tres estructuras policiales de carácter provincial: la Policía de Investigaciones (PDI), la Policía de Seguridad Vial (PSV) y la Policía de Acción Táctica (PAT).

La PDI fue puesta en marcha en consonancia con la implementación del nuevo Código de Procedimiento Penal. La Vial, que ya venía de antes, desarrolla su actividad de prevención y control en las rutas de toda la provincia. En tanto que la Policía de Acción Táctica surgió para atender aquellas zonas que presentan un mayor nivel de violencia y conflicto.